Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Eastwood denuncia la cara ambigua de América

· Interpretación mayúscula de Leonardo DiCaprio (envejecido) en “J. Edgar” ·

Se podría decir “el lado oscuro de la fuerza” -aludiendo a “La guerra de las galaxias”- para referirse a John Edgar Hoover, fundador y durante medio siglo temido director del “Federal Bureau of Investigation”, el famoso FBI. Pero probablemente Clint Eastwood, dedicándole una película despiadada en mostrar debilidades, vicios y contradicciones, sólo quiere presentar la cara ambigua de América.

“Con J. Edgar” el director de más de ochenta años, quien como actor varias veces ha encarnado el rostro más duro de su país, hoy toma distancias. Por lo demás el inspector Callaghan, aún despiadado y violento, está a años luz de Hoover por su modo de entender y de administrar la justicia, y de utilizar el poder con el recurso a la mentira, al chantaje cínico, al mezquino subterfugio, a la ilegalidad con tal de hacer valer las propias razones, sean justas o erróneas.

En su cine Eastwood ha desistido de todo acento justiciero por una reflexión más sosegada sobre el sentido de la justicia, abriendo incluso rendijas al perdón; pero en cualquier caso parece apreciar más la franqueza de una magnum 44 que la cobardía de un dossier secreto.

Hoover, poseedor de un poder cada vez más amplio y sin control, no sólo hizo dar el gran salto a las actividades investigadoras de lucha contra el crimen -cosa meritoria-, sino que empleó tal poder para manejar soterradamente la política, para tener en jaque hasta a los presidentes de los Estados Unidos. Convencido de estar del lado justo, peleó su guerra personal no sólo con delincuentes, sino con quienes, a sus ojos, constituían una amenaza para el país o para sí mismo -comunistas, radicales, activistas de los derechos civiles-, acabando por ser víctima él mismo de la máquina que había construido.

A este Hoover dá vida Leonardo DiCaprio con una interpretación mayúscula, siguiendo las indicaciones de un guión que opta por relatar no una biografía aséptica, sino la que escribió el proprio Hoover, impregnada de mentiras, de autoexaltación, de omisiones; carencias que la escenificación va evidenciando poco a poco hasta desenmascararlas en el final, negándoles cualquier justificación ideal, ni siquiera el atenuante de la buena fe.

Con “J. Edgar” Eastwood se confirma como director de calidad, realizando una película de factura clásica, como es su estilo, denso en los tonos, directo en las intenciones, sin escapatorias consoladoras o absolutorias, pero sin evidenciar de la mejor manera la intersección de la introspección psicológica con la esfera pública. Con todo es apreciable la intención de narrar sin indulgencia el lado oscuro de la América bastión de democracia y faro de libertad.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

19 de Noviembre de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS