Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Diálogo para evitar la guerra

· En el Ángelus de la solemnidad de los santos Pedro y Pablo el llamamiento del Papa Francisco para poner fin a las violencias en Irak ·

Nuevo llamamiento del Papa Francisco para poner fin a las violencias en Irak. El domingo 29 de junio, durante el Ángelus, el Pontífice, al recordar el dramatismo de las noticias que llegan de esa nación, se unió a la voz de los obispos iraquíes pidiendo a los gobernantes que salvaguarden, a través del diálogo, la unidad y la concordia nacional. «Estoy cercano a los miles de familias, especialmente cristianas, que tuvieron que dejar sus casas —añadió luego el Papa— y que están en grave peligro. La violencia genera otra violencia; el diálogo es el único camino para la paz».

Poco antes, en la basílica vaticana, el obispo de Roma había presidido la misa en la solemnidad de los santos patronos de la Iglesia romana, durante la cual impuso el palio a veinticuatro arzobispos metropolitanos. Durante la homilía, centrándose en el testimonio de fidelidad de los dos apóstoles, volvió a reflexionar en un tema muy querido por él, la fuerza de resistir a toda esclavitud impuesta por quien tiene el poder en este mundo y huir de toda tentación mundana. Y se dirigió directamente a los arzobispos para tener, o mejor para formular una respuesta. Planteó la cuestión en términos de «miedo» y de búsqueda de «refugios pastorales». En efecto, preguntó: «Nosotros —me pregunto—, queridos hermanos obispos, ¿tenemos miedo?, ¿de qué tenemos miedo? Y si lo tenemos, ¿qué refugios buscamos en nuestra vida pastoral para estar seguros? ¿Buscamos tal vez el apoyo de los que tienen poder en este mundo? ¿O nos dejamos engañar por el orgullo que busca gratificaciones y reconocimientos, y allí nos parece estar a salvo? Queridos hermanos obispos, ¿dónde ponemos nuestra seguridad?».

«Nuestro verdadero refugio —fue su respuesta— es la confianza en Dios: ella disipa todo temor y nos hace libres de toda esclavitud y de toda tentación mundana. Hoy, el obispo de Roma y los demás obispos, especialmente los metropolitanos que han recibido el palio, nos sentimos interpelados por el ejemplo de san Pedro a verificar nuestra confianza en el Señor».

Texto de la homilía del Papa (link)

Discurso del Papa en el Ángelus 

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

22 de Enero de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS