Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Devastador terremoto
en la frontera entre Irán e Irak

· El pésame del Papa Francisco por el sismo que ha causado más de trescientos cincuenta muertos y miles de heridos ·

Crece cada hora el balance del devastador terremoto de magnitud 7'3 en la escala Richter que ha golpeado a última hora de la tarde del domingo una zona montañosa en la frontera entre Irán e Irak. Solo en Irán, el sismo ha provocado al menos 350 muertos y más de 5.300 heridos, mientras otras once víctimas han sido confirmada en Irak, en la región autónoma del kurdistán iraquí. Pésame y solidaridad del Papa Francisco a las familias de las víctimas, según lo que se lee en dos telegramas firmados por el secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, enviado a Irán e Irak. El Pontífice — se lee en los dos textos — «ha sentido una profunda tristeza al tener noticia del grave terremoto» y «asegura a todos los afectados por esta tragedia su solidaridad y sus oraciones». Al expresar «su dolor a todos los que lloran la pérdida de sus seres queridos y ofrece sus oraciones por los difuntos encomendándolos a la misericordia del Todopoderoso. Sobre los heridos y las autoridades civiles y de emergencia dedicadas a las tareas de rescate y recuperación, Su Santidad invoca las bendiciones divinas del consuelo y la fortaleza».

Las consecuencias del fuerte terremoto — sentido en toda Asia, por millones de personas, desde Bahrein a Israel — están inevitablemente destinadas a empeorar en las próximas horas. Muchas personas, informan fuentes sanitarias iraníes, están atrapadas bajo los escombros de los edificios derrumbados y varios heridos han sido ingresados en hospitales en graves condiciones. Las labores de rescate se ven obstaculizadas por los desprendimientos. Varios pueblos están sin electricidad y también las carreteras de acceso están gravemente dañadas. Unos treinta equipos de rescate de la Media luna roja se han trasladado ya a las zonas golpeadas, pero su tarea se prevé difícil porque muchos caminos están interrumpidos. Las escuelas permanecerán cerradas. 

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

26 de Febrero de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS