Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Desafíos para afrontar

El 22º viaje internacional del Papa Francisco empieza el lunes 15 de enero con un largo vuelo de unas 16 horas que lo llevará a Chile, donde se quedará hasta el jueves 18, para después ir a Perú hasta el domingo 21.

El itinerario de la visita se desata a lo largo del eje sur de la cordillera de Los Andes y está perfectamente dividido en dos: tres días en cada país. El viaje a Chile, explicó a los periodistas el director de la Oficina de prensa de la Santa Sede, Greg Burke, empezará desde Santiago, donde el vuelo papal aterrizará la noche del lunes 15 a las 20.10 hora local. «Tendrá sobre todo un fin pastoral» puntualizó, y se concentrará en la «paz, unidad, esperanza», unidas «a la alegría del Evangelio», tema central del vídeomensaje enviado a las poblaciones de Chile y Perú en la vigilia del viaje.

Se esperan millones de fieles y peregrinos en las celebraciones, muchos también de la cercana Argentina. No obstante Francisco sea casi “de casa”, los desafíos que lo esperan en tierra chilena son arduos: la situación de la Iglesia católica, las condiciones de las cárceles, el encuentro con los representantes de la etnia mapuche. Y está también la delicada cuestión de los abusos sexuales, después de los casos que han afectado a sacerdotes y religiosos.

El Pontífice encontrará un país que todavía tiene muchos nudos que afrontar: el más apremiante es el de la igualdad. Hay una brecha enorme entre el Chile desarrollado y el Chile pobre. Este es uno de los pocos estados latinoamericanos que no se ha visto afectado por la crisis económica internacional. Se encuentra de hecho en una fase económica y demográfica en expansión. El catolicismo, sin embargo, está viviendo un periodo de dificultad y el número de practicantes está en fuerte declive, en contraste con la población que continúa creciendo.

En Santiago, el Papa encontrará a las autoridades civiles y al cuerpo diplomático y será recibido por la presidenta de la República. En la agenda del primer día también está la visita a la cárcel femenina, el encuentro con los sacerdotes y los obispos y una visita privada al santuario de San Alberto Hurtado. El miércoles 17, Francisco irá a Temunco, comerá con algunos habitantes de la Araucanía en la Casa Madre de la Santa Cruz, antes de viajar a Santiago, donde se reunirá con los jóvenes en el santuario de Maipú y, a continuación, visitará la Universidad Pontificia católica de Chile. El jueves 18, el Pontífice irá a Iquique para celebrar la misa en el campus Lobito; seguirá la comida con el séquito papal en la Casa de retiros del santuario Nuestra Señora de Lourdes, de los padres oblatos. Desde Iquique el Papa partirá para la capital peruana, Lima, donde reservará una atención particular a las etnias y a las realidades locales, y afrontará temas significativos como el rol «de las poblaciones indígenas dentro de las sociedades» y la plaga «de la corrupción que impide el desarrollo».

«Unidos por la esperanza» es el lema de la visita a Perú. «Momento central del viaje será el encuentro con las comunidades indígenas» subrayó Burke refiriéndose tanto a las poblaciones de la Araucanía, con las que el Papa se reunirá en Chile, como a las del Amazonas, que verá en Perú. El encuentro en Puerto Maldonado está previsto para el viernes 19, especificó el director de la Oficina de prensa, «será una especie de anticipo, una ventana abierta al próximo Sínodo de los obispos sobre el Amazonas», convocado para el 2019. El Pontífice se encontrará con los representantes de los pueblos del Amazonas en el Coliseo Regional Madre de Dios, se reunirá con la población en el instituto Jorge Basadre y visitará el Hogar Principito. Después de la comida en el centro pastoral Apaktone el Papa regresará a Lima, donde se reunirá con las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático en el patio de honor del edificio del gobierno. Seguirá la visita de cortesía al presidente y un encuentro privado con los miembros de la Compañía de Jesús en la iglesia de San Pedro. El sábado 20, Francisco hará una etapa en Trujillo: aquí celebrará la misa en la explanada costera de Huanchaco. En agenda también una vuelta en papamovil en el barrio de Buenos Aires y una breve visita a la catedral. Por la tarde el encuentro con los sacerdotes, los religiosos y los seminaristas de las circunscripciones eclesiásticas del norte de Perú, en el Colegio seminario San Carlos y San Marcelo, y la celebración mariana Virgen de la Puerta en la Plaza de Armas. A última hora de la tarde el Papa regresará a Lima donde el domingo 21 la jornada empezará con la oración de la hora media con las religiosas de vida contemplativa en el santuario del Señor de los Milagros. Seguirá la oración a las reliquias de los santos peruanos en la catedral de Lima y el encuentro con los obispos en el palacio arzobispal. Por tanto Francisco recitará el Ángelus junto a los fieles en la Plaza de Armas antes de comer con el séquito papal en la nunciatura apostólica y concluir el viaje con la misa en la base aérea Las Palmas. La salida de Lima está prevista a última hora de la tarde del domingo. El Pontífice aterrizará en el aeropuerto romano de Ciampino a primera hora de la tarde del lunes 22.

de Silvina Pérez

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

22 de Noviembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS