Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Denunciad con valor el crimen y la explotación

· Con un fuerte llamamiento a los jóvenes palermitanos se concluyó la visita del Papa a Sicilia ·

«Necesitamos hombres y mujeres verdaderos, que denuncien el crimen y la explotación»; «hombres y mujeres que amen a los más débiles y se apasionen por la legalidad, reflejo de honestidad interior», y que no tengan «miedo de denunciar, de gritar». Al finalizar la larga e intensa jornada transcurrida en Sicilia, la tarde del sábado 15 de septiembre, el Papa quiso que fueran los jóvenes quienes recogieran idealmente el testimonio de las manos de don Pino Puglisi, el párroco palermitano asesinado por la mafia exactamente veinticinco años antes.

Encontrando a los chicos y chicas reunidos en la capital de toda la isla por iniciativa de la Conferencia Episcopal Regional, el Papa respondió a sus preguntas. En el diálogo resultante, Francesco denunció el «gattopardismo desenfrenado» recordando con su estilo desnudo y esencial que «la vida no se hace a pinceladas de pintura» sino por el contrario «en el compromiso, en la lucha, en la denuncia, en el discusión, en jugar la vida por un ideal; en los sueños».

Un discurso particularmente indicado para esta tierra que en su historia siempre ha sido un «centro de encuentro de muchas culturas. Incluso sus dialectos tienen raíces en muchos idiomas», recordó, subrayando que Sicilia siempre ha sido «una encrucijada de culturas y todas han dejado una huella». En consecuencia, recomendó a Francisco: «vuestra vocación seguramente será ser hombres y mujeres de encuentro. Reunirse y hacer reunirse; favorecer las reuniones, porque el mundo de hoy es un mundo de enfrentamientos, de guerras», de personas que «no se entienden». De hecho, agregó, «vosotros sois un pueblo con una gran identidad y debéis estar abiertos a todos los pueblos que, como en otros tiempos, vienen a vosotros. Con ese trabajo de integración, de aceptación, de respeto a la dignidad de los demás, de la solidaridad». Todos los valores que «para nosotros no son buenas intenciones para personas educadas, sino rasgos distintivos de un cristiano. Un cristiano que no es solidario -advirtió- no es cristiano».

Aquí está el ejemplo del beato mártir Puglisi, que era una Iglesia que se oponía a la lógica de la Cosa Nostra, con iniciativas continuas dirigidas a las nuevas generaciones. De ahí la exhortación a los jóvenes a seguir su camino, a no permanecer sentados. Una apelación también se hizo eco esta mañana, el lunes 17, con un tweet en @Pontifex «Hacer siempre el bien requiere esfuerzo… ¡El camino de la santidad no es para los perezosos!». Don Pino lo sabía muy bien, propuesto por el Papa como modelo de consagración a los sacerdotes, religiosos, religiosos y seminaristas encontrados en la catedral de Palermo, antes del diálogo con los jóvenes en Piazza Politeama.

Resumiendo su propia entrega en tres “P” esenciales -oración (preghiera), palabra, pan- Francisco se centró especialmente en la importancia del perdón. Luego abordó el tema de la «piedad popular, muy común en estas tierras» del sur de Italia, con el fuerte llamamiento a «observar cuidadosamente» para que «no pueda ser explotado por la presencia de la mafia», convirtiéndose en «un vehículo de ostentación corrupta. Hemos visto esto en los periódicos, notó, cuando Nuestra Señora se detiene y se inclina ante la casa del jefe de la mafia; no, esto no está bien, ¡en absoluto!»

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

22 de Mayo de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS