Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

De parte de las víctimas

· En el Vaticano el congreso sobre tráfico de órganos ·

Inició con el saludo del obispo Marcelo Sánchez Sorondo, canciller del Pontificia Academia de las ciencias, el trabajo del congreso sobre tráfico de órganos y del llamado “turismo de los trasplantes”, que se celebra el 7 y 8 de febrero en la Casina Pío IV en el Vaticano.

El tema del encuentro — introducido por Francis Delmonico, cirujano y profesor estadounidense, experto de forma particular en el campo de los trasplantes de órganos, y de Jeremy Chapman, director del reparto de medicina y cáncer del hospital Wesrmead de Sydney— fue afrontado a partir de dos documentos de gran relevancia sobre el tema del tráfico de órganos humanos: la declaración de Estambul (2008) y la convención del Consejo de Europa (2014).

El primer texto, en particular, estuvo en el centro de la intervención de Alexander Capron, co-director del Centro pacífico para la política sanitaria y ética. Muchos de los participantes en el congreso estuvieron presentes en la redacción de este documento, que tuvo lugar en la capital turca entre el 30 de abril y el 2 de mayo de 2008, durante la reunión promovida por la Transplantation Society y de la International Society of Nephrology. La declaración afirma que todos los países necesitan un encuadre jurídico y profesional para reglamentar la donación de órganos y las actividades de trasplantes, así como de una supervisión transparente por parte de un sistema normativo que garantice la seguridad del donante y del que recibe y el respeto de estándares y prohibiciones en materia de prácticas no-éticas.

Los autores de la declaración reconocieron también que las prácticas no respetuosas de los principios éticos son, en parte, una indeseable consecuencia de la carencia global de órganos para trasplantes. Por esto, se pide a cada país que se comprometa a garantizar la aplicación de programas dirigidos a proporcionar un número suficiente de órganos para el trasplante capaz de satisfacer las exigencias de los propios ciudadanos, también a través de políticas adecuadas respecto a los donantes.

Temas, estos, retomados también por Marta López Fraga, del comité europeo de trasplante de órganos, que hizo referencia a la convención adoptada en julio de 2014 por el Consejo de Europa con el objetivo de sancionar penalmente el tráfico de órganos para trasplantes, de proteger a las víctimas y de facilitar la cooperación a nivel nacional e internacional para perseguir más eficazmente a los responsables. La mañana concluyó con una panorámica de la situación de algunos países de América (Canadá, Estados Unidos, México, Guatemala, Perú, Costa Rica, Nicaragua, Colombia, Argentina y Brasil) y de África (Egipto, Nigeria, Libia, Sudán, Eritrea, Somalia, Sudáfrica y región sub-sahariana).

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

25 de Junio de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS