Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

De nuevo una masacre por el uso fácil de las armas

· La cercanía del Pontífice con las víctimas del insensato acto de violencia ·

Décimo octavo tiroteo en una escuela estadounidense desde el inicio de 2018

Causó diecisiete víctimas y decenas de heridos el ataque ejecutado ayer por un joven de diecinueve años en la Marjory Stoneman Douglas High School di Parkland, en Florida. Profundamente entristecido al enterarse de la tragedia, el Papa Francisco aseguró «su cercanía espiritual a todos los que fueron golpeados por este ataque devastador». Es lo que se lee en un telegrama firmado por el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, enviado a Gerard Wenski, arzobispo de Miami. En su mensaje, el Papa expresa también «la esperanza de que esos actos de violencia sin sentido puedan cesar». El sucedido ayer en el instituto de Parkland, fue el décimo octavo tiroteo en una escuela estadounidense en 2018. desde 2013 hasta 2017 se cuentan 290: de media uno cada semana. Después del ataque de ayer, el presidente Trump declaró que ninguno debería tener miedo de ir a la escuela. Un encuesta Gallup reciente mostró, en cambio, que este miedo afecta a un padre de cada cuatro. Datos impresionantes, que dejan realmente consternados y sacan a relucir un tema dramático, la libre circulación de armas, que toca a la misma identidad de Estados Unidos, pero que tendría evidentemente necesidad de una solución política. Para garantizar precisamente esa seguridad que hoy muchos ciudadanos sienten que falta. Cada vez, después de las masacres, siguen llamamientos por la limitación de la circulación de armas y por mayores controles. Llamamientos que caen regularmente en el vacío, confirmando el poder político, económico y además social del lobby de las armas. No es un misterio que la National Rifle Association (Nra) haya sido uno de los principales sustentos de la campaña electoral de Donald Trump. Y el presidente no dejó de devolver el favor. El último balance de la administración recortó millones de dólares destinados al Gun Background Check System, el sistema de controles para verificar si quien compra armas es enfermo mental o tiene antecedentes penales. Pero no es todo. El pasado diciembre la Cámara de los representantes aprobó una serie de medidas que eliminan las restricciones sobre la tenencia de armas. Quien tiene la licencia en un estado podrá llevar consigo armas “no a la vista” también en otro estado, en el que no tiene la licencia.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

19 de Septiembre de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS