Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

De la tolerancia al encuentro

· Mensaje del Papa Francisco para la Jornada mundial del emigrante y del refugiado ·

Por una Iglesia «sin fronteras» y «madre de todos». El Papa Francisco contempla este horizonte en el mensaje para la próxima Jornada mundial del emigrante y del refugiado, que se celebrará el domingo 18 de enero de 2015. «nadie puede ser considerado inútil, fuera de lugar o descartable» afirma en el documento –presentado el martes 23 de septiembre, en la Oficina de prensa de la Santa Sede– alentando a los cristianos a difundir «la cultura de la acogida y de la solidaridad» en una época como la actual, caracterizada por un movimiento migratorio de valor y magnitud sin precedentes. 

Se trata de una realidad que, constata el Pontífice, no raramente suscita «desconfianza y rechazo, también en las comunidades eclesiales, antes incluso de conocer las circunstancias de persecución o de miseria de las personas afectadas». De aquí el llamamiento a superar «recelos y prejuicios» que contradicen de modo evidente «el mandamiento bíblico de acoger con respeto y solidaridad al extranjero necesitado».

Para el Papa Francisco, en esencia, se necesita pasar de la «simple tolerancia» a «una actitud que ponga como fundamento la cultura del encuentro». Es un compromiso que interpela a todos, comenzando por las entidades políticas estatales e internacionales, lo que el Papa pide para una mayor «colaboración sistemática y efectiva». El Pontífice invita especialmente a hacer «más efectiva la lucha contra el tráfico vergonzoso y delictivo de seres humanos, contra la vulneración de los derechos fundamentales, contra cualquier forma de violencia, vejación y esclavitud».

Ningún país «puede afrontar por sí solo las dificultades unidas a este fenómeno», ratifica el Papa Francisco exhortando a responder a la globalización del movimiento migratorio «con la globalización de la caridad y de la cooperación, para que se humanicen las condiciones de los emigrantes». Al mismo tiempo pide «intensificar los esfuerzos para crear las condiciones adecuadas para garantizar una progresiva disminución de las razones que llevan a pueblos enteros a dejar su patria».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS