Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

​Cuando se ignora la miseria

· El Papa Francisco denuncia los males de una globalización irresponsable ·

«Los que causan o permiten el descarte de los demás» se convierten ellos mismos «máquinas sin alma aceptando implícitamente el principio de que ellos, también, antes o después, serán descartados». De este efecto «boomerang» el Papa Francisco quiso poner en guardia a la sociedad contemporánea, hablando el sábado 14 enero, por la mañana, a una delegación de la Global Foundation.

En su discurso el Pontífice denunció como «inaceptable, porque es inhumano, un sistema económico que descarta a hombres, mujeres y niños, por el hecho de que estos ya no parecen ser útiles según los criterios de rentabilidad de las empresas u otras organizaciones». Por lo demás, añadió, «precisamente este descartar a las personas constituye la regresión y la deshumanización» de todo sistema político y económico que pone «en el centro al dios dinero».

De aquí la invitación a usar la «inteligencia» y «recursos» para «sanar los males producidos por una globalización irresponsable».

Reunidos en Roma para participar en una mesa redonda orientada «a individuar las vías justas, capaces de conducir a una globalización "cooperativa", es decir positiva, opuesta a la globalización de la indiferencia», los miembros de la fundación –explicó el Papa– están llamados a dar su contribución para que «instituciones, empresas y representantes de la sociedad civil», puedan «alcanzar efectivamente los objetivos y obligaciones internacionales solemnemente declaradas y asumidas como, por ejemplo, los de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible».

Ya Juan Pablo II en 1991 –recordó Francisco– «frente a la caída de los sistemas políticos opresivos y a la progresiva integración de los mercados advertía sobre el riesgo de que se difundiese por doquier la ideología capitalista». Y desgraciadamente, constató al Papa, «los riesgos temidos se han verificado ampliamente». Y sin embargo al mismo tiempo, remarcó, también se han «desarrollado y aplicado muchos esfuerzos de individuos e instituciones» en la dirección inversa. Da prueba de ello el ejemplo de Teresa de Calcuta, que «representa y resume tales esfuerzos».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS