Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Cosas nuevas y cosas antiguas

· Inéditos de Montini en el libro de Leonardo Sapienza «La barca de Pablo» ·

Al hojear el último libro de monseñor Leonardo Sapienza sobre el Papa Montini (La barca de Pablo, Cinisello Balsamo, Edizioni San Paolo, 2018, 240 páginas, 16 euros) viene enseguida a la mente el dicho de Jesús contado en el Evangelio de Mateo (13, 52) sobre el escriba que «convertido en discípulo del reino de los cielos es parecido a un dueño de casa que extrae de su tesoro cosas nuevas y cosas antiguas». Y lo nuevo se cruza precisamente con lo antiguo en los textos trazados y comentados por el autor en una especie de ideal reconstrucción biográfica.

El libro singularmente se abre y se cierra sobre dos pasajes que se remontan al pontificado de Pío xii, fielmente servido por casi un cuarto de siglo en la Secretaría de Estado por Montini. El 3 de enero de 1955, en la víspera de la partida hacia Milán, el nuevo arzobispo da las gracias al Papa en una carta firmada de tres páginas reproducidas en facsímil, mientras que al final del mismo año se remontan breves anotaciones del sustituto Angelo Dell'Acqua, también estas reproducidas en fácsimil, «sobre la aparición de Nuestro Señor tenida» por el Pontífice el 2 de diciembre de 1954, confirmada por el Osservatore Romano del 11 de diciembre de 1955 y poco después por el mismo Papa al sustituto.

Decenas son los textos, precisamente nuevos y viejos, que Sapienza publica, relativos al episcopado milanés y sobre todo el quindenio del pontificado. Son dramáticos los documentos sobre el caso Lefebvre, pero sobre todo impresionan las firmas de los textos que Pablo vi escribe el 2 de mayo de 1965 para su secretario de Estado y para el decano del colegio cardenalicio, «en caso de nuestra enfermedad o de otro impedimento» que le hiciera imposible «ejercitar con suficiente eficacia nuestro apostólico oficio». Inéditos que el autor ha publicado con la valentía del Papa Francisco junto a un breve comentario del mismo Pontífice, con fecha del 8 de diciembre de 2017.

Cuando escribe estos textos Montini es Papa desde hace menos de dos años. Pocas semanas más tarde, el 30 de junio de 1965, segundo aniversario de su elección, escribirá las célebres «Notas para nuestro Testamento», completado por breves añadidos en 1972 y 1973. «Consciente de nuestra responsabilidad delante de Dios, y lleno el corazón de la reverencia y de la caridad, que me unen a la santa Iglesia católica, ni olvidando nuestra misión evangélica hacia el mundo» se lee en el corazón del texto.

Escrito que su actual sucesor define como «un humilde y profético testimonio de amor a Cristo y a su Iglesia», subrayando que el Pontífice «no escapa de sus responsabilidades», sino concluyendo que «debemos dar gracias a Dios, el único que guía y salva la Iglesia, por haber permitido a Pablo vi continuar hasta el último día de vida, siendo padre, pastor, maestro, hermano y amigo». Con una declaración que confirma la admiración de Bergoglio por su predecesor del cual proclamará dentro de pocos meses la santidad.

Con finura, Sapienza ha elegido para la portada del libro un detalle de un pequeño cuadro de Aldo Carpi inspirado en el viaje a Tierra Santa y regalado a Pablo vi por el artista. Para ilustrar la relación entre Montini y el apóstol Pedro, pero también la navegación no siempre tranquila de su pequeña barca. Que es la del pescador, pero que en la interpretación de muchos autores cristianos representa también la de la Iglesia en el mundo. (g.m.v.)

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

21 de Agosto de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS