Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Conferencia mundial de mujeres indígenas en Lima

Si pobreza, ignorancia e indiferencia son palabras habitualmente asociadas a los grupos indígenas esparcidos por el mundo, el fenómeno se agrava cuando se trata de mujeres: sobre este tema se discutió en Lima, durante la Conferencia mundial de mujeres indígenas que acaba de concluir. Desde la capital de Perú doscientas delegadas de varias etnias procedentes de diferentes países del mundo hicieron un llamamiento a Gobiernos y sociedades para que pongan fin a la discriminación y la violencia, y reclamaron mayor protagonismo en la vida social. A pesar de las diferencias étnicas, lingüísticas y culturales entre las participantes, hubo plena sintonía de experiencias tanto en el tema de la exclusión y la discriminación como en el de la lucha y la resistencia. Según la Comisión económica para América Latina y el Caribe, solo en América Latina hay más de veintitrés millones de mujeres indígenas que afrontan diariamente profundas desigualdades sociales, étnicas y sexuales. En África y Asia son el triple. Si ya en 2004 el Foro permanente para las poblaciones indígenas había reconocido que las mujeres figuran entre los grupos más marginados y discriminados, ahora la Onu recuerda cómo la violencia contra ellas asume diferentes formas: prostitución forzada, agresión en los conflictos armados, esclavitud sexual, mutilación genital, otras prácticas tradicionales nocivas y, sobre todo, estupro. En Perú, por ejemplo, cerca del 37, 6 por ciento de las mujeres indígenas sufrió violencia física o sexual por parte de familiares.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

17 de Febrero de 2020

NOTICIAS RELACIONADAS