Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Con la puerta abierta

· El Papa Francisco indica a la diócesis de Roma la misión de ser madre tierna y acogedora ·

 «El desafío grande de la Iglesia hoy es convertirse en madre», una madre «tierna» que «sabe acariciar». Lo recordó el Papa Francisco el lunes 16 de junio, por la tarde, al inaugurar en el aula Pablo VI la asamblea pastoral de la diócesis de Roma sobre el tema: «Un pueblo que genera a sus hijos. Comunidad y familia en las grandes etapas de la iniciación cristiana».

El encuentro inició con las intervenciones del cardenal vicario Agostino Vallini, de un párroco y de dos catequistas que presentaron al Pontífice luces y sombras en la catequesis para la comunión y la confirmación. Por su parte, el obispo de Roma invitó a la comunidad cristiana a ser acogedora para con todos y a tener siempre las puertas abiertas. La Iglesia, en efecto, es una madre que debe ser fecunda y no es una ONG bien organizada con muchos planes pastorales.

En especial, el Papa Francisco indicó la actualidad de la exhortación apostólica Evangelii nuntiandi de Pablo VI. Y, además, destacó la importancia de «que la acogida siga una clara propuesta de fe; una propuesta de fe muchas veces no explícita, sino con la actitud, con el testimonio: en esta institución que se llama Iglesia, en esta institución que se llama parroquia se respira un aire de fe, porque se cree en el Señor Jesús».

A su diócesis el Papa le pidió «estudiar bien estas cosas que he dicho», apuntando en especial a «hacer recuperar la memoria de familia» y a actuar «a fin de que en las parroquias haya afecto, haya gratuidad». Fundamental es que «la parroquia no sea una institución vinculada sólo a las situaciones del momento» sino que promueva «un camino de conversión pastoral» y «en el presente sepa acoger con ternura, y sepa impulsar hacia adelante a sus hijos con la esperanza y la paciencia». Como conclusión un pensamiento de aprecio y de aliento para los párrocos.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

14 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS