Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Con coraje, humildad y oración

· En la apertura del Sínodo el Papa recuerda que el único método es abrirse al Espíritu Santo ·

Abrirse al Espíritu Santo con coraje apostólico, con humildad evangélica y con oración confiada: es el método de trabajo indicado por el Papa a los padres sinodales que el lunes 5 de octubre se reunieron en la I Congregación General de la Asamblea de los Obispos dedicada a la vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo.

Tras haber participado en una una vigilia de oración en la plaza de San Pedro, con decenas de miles de familias, el sábado por la tarde, y de haber celebrado la misa inaugural el domingo por la mañana en la basílica vaticana, el Papa presidió la sesión de apertura del Sínodo, durante la cual recordó, en primer lugar, que este «no es un congreso, un parlatorio, no es un parlamento o un senado, donde nos ponemos de acuerdo». Por el contrario, reiteró, «es una expresión eclesial, es decir la Iglesia que camina unida para leer la realidad con los ojos de la fe y con el corazón de Dios; es la Iglesia que se interroga sobre la fidelidad al depósito de la fe, que para ella no representa un museo al que mirar ni tampoco sólo que salvaguardar, sino que es una fuente viva» de la cual la Iglesia se sacia.

A continuación intervinieron el secretario general del Sínodo, el cardenal Lorenzo Baldisseri y el relator general, mons. Erdő. El primero explicó, entre otras cosas, que en la Asamblea participan 270 Padres sinodales: 42 de oficio (15 patriarcas, arzobispos mayores y metropolitanos de las Iglesias metropolitanas sui iuris de las Iglesias orientales católicas, los jefes de los 25 dicasterios de la Curia Romana, el secretario general y subsecretario del Sínodo de los Obispos), a los que hay que añadir los 183 por elección y 45 por nombramiento papal. Entre los miembros, también se encuentran 74 cardenales, seis patriarcas, un arzobispo mayor, 72 arzobispos, 102 obispos, dos sacerdotes párrocos y trece religiosos. A éstos hay que sumarles los 14 delegados fraternos representantes de las otras Iglesias y comunidades eclesiales, 24 expertos o colaboradores del secretario especial y 51 auditores y auditoras, entre los que se incluyen especialistas y operadores de la pastoral familiar y, sobre todo, como el el año pasado, muchas parejas: 17 parejas de esposos entre los auditores y una entre los expertos.

Por su parte, el cardenal Péter Erdő, arzobispo de Esztergom-Budapest, habló sucintamente de los tres temas principales que el sínodo afrontará: la escucha, el discernimiento y la misión de la familia.

Palabras del Papa en la vigilia de oración

Homilía de la misa de apertura

Discurso de inicio de los trabajos de la primera congregación general

Relación del secretario general

Texto del relator general

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Enero de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS