Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Chiara y los Papas

· La visita de Francisco a Loppiano ·

En el mensaje enviado por la exequias de Chiara Lubich, Benedicto XVI escribía: «Muchos son los motivos para dar gracias al Señor por el don hecho a la Iglesia en esta mujer de fe intrépida, mansa mensajera de esperanza y de paz, fundadora de una gran familia espiritual que abraza múltiples campos de evangelización». Evocando «la unión ininterrumpida» de Chiara con sus predecesores, desde Pío XII a Juan XXIII, a Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II, concluía: «Guía segura por la que dejarse orientar era para ella el pensamiento del Papa. Es más, mirando las iniciativas que ha suscitado, se podría incluso afirmar que tenía casi la profética capacidad de intuirlo y de realizarlo con antelación».

Una relación «de hija a Padre», así Chiara definirá en más de una ocasión su relación directa con los Papas. Veía en ellos el rol de “mediador”, «pero cuando el mediador ha contribuido a unirte con Dios, desaparece». Paternidad y filiación, por tanto, pero, al mismo tiempo, responsabilidad de responder al don hecho por Dios con el carisma de la unidad que pasaba por la construcción de una obra nueva, el movimiento de los Focolares.

Chiara ya no está en esta tierra, pero la relación continúa entre la obra que ha fundado y el Papa actual, Francisco. En sus indicadores y enseñanzas vemos una gran sintonía y un estímulo a vivir cada vez más auténticamente el carisma que Chiara nos ha entregado.

de Maria Voce

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

17 de Octubre de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS