Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Cercanía con Perú devastado por los aluviones

· En el Ángelus el Pontífice reza por las víctimas y anima a los equipos de rescate ·

El Papa Francisco está cerca de la «población de Perú, duramente golpeada por devastadores aluviones» que desde hace al menos una semana flagelan el país. Al finalizar el Ángelus recitado el 19 de marzo en la plaza de San Pedro, el Pontífice invitó a los fieles a rezar por los que han perdido la vida y por aquellos que están trabajando en las difíciles operaciones de rescate a los supervivientes.

El balance de las inundaciones que han golpeados varias regiones peruanas se hace ahora más trágico. Las autoridades locales hablan de 75 muertos, 263 heridos y 20 desaparecidos. Más de 100.000 son las personas que han sufrido daños directamente y unas 630.000 las involucradas. El servicio nacional de meteorología ha anunciado que las precipitación irán intensificándose en la próxima semana, especialmente en el norte. «Lamentablemente, esperamos una semana difícil. Es muy probable que haya nuevos deslizamientos de tierra» explicó el presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala. Las escuelas permanecerán cerradas en Lima hasta el próximo miércoles. El Gobierno asignará más de 2.000 toneladas de ayuda humanitaria.

El llamamiento del Papa para Perú fue precedido de una reflexión sobre el episodio del encuentro de Jesús con la Samaritana, narrado en el Evangelio de la liturgia dominical. Al respecto Francisco recordó que «el agua que dona la vida eterna» ha sido derramado en cada cristiano «con el bautismo» y desde entonces «Dios nos ha transformado y llenado de su gracia». No pocas veces, sin embargo, esta realidad termina por reducirse «a un mero dato personal», hasta el punto que los cristianos buscan otros «“pozos” cuyas aguas no sacian». De aquí la invitación a vivir la Cuaresma como «buena ocasión» para acercarse al Señor y «para ver su rostro también en el rostro de una hermano o de una hermana que sufre». De esta forma, concluyó el Pontífice, «podemos descubrir también la alegría de convertirnos en artífices de reconciliación e instrumentos de paz en la vida cotidiana».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

23 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS