Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

In castro poenitentiae

· El ensayo ·

Aunque se publicó hace muchos años, In castro poenitentiae. Santità e società femminile nell’Italia medievale, de Anna Benvenuti (Herder, 1990), sigue siendo, junto con otros ensayos escritos por la medievalista italiana, el principal punto de referencia para quien quiera informarse sobre la vida de las ermitañas ciudadanas que vivían en los burgos habitados en la Edad Media. En efecto, a partir del siglo XIII se asiste al florecimiento de un nuevo tipo de recluidas urbanas, que viven o solas o con pocas compañeras en el casco de la ciudad o en los suburbios, encerradas en celdas o a lo largo de las mismas murallas de la ciudad. Los fieles les proveían del alimento necesario y el obispo y el clero les administraban los sacramentos y guiaban su vida espiritual. Su presencia se convirtió en una característica de las ciudades italianas medievales, y esta tipología, frecuente en las obras hagiográficas, testimonia una espontaneidad creativa de la religiosidad femenina que nunca más ha sido igualada en los siglos sucesivos. Las recluidas daban consejos espirituales a quienes se les acercaban. Además, para los buenos auspicios de la ciudad, alejaban los peligros con oraciones desde sus celdas, a menudo situadas en el límite entre el poblado y los campos. (@LuceScaraffia)

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

14 de Noviembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS