Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Camino de misericordia

· Entervista al cardinal secretario de Stato sobre el viaje del Papa a Polonia ·

El Papa encuentra a todos los jóvenes de todo el mundo en Cracovia, la ciudad de san Juan Pablo II, ideador de las gmg. ¿Retomará los temas principales del magisterio de Karol Wojtyła para los jóvenes?

Papa Francisco seguirá por el mismo camino iniciado por Juan Pablo II y luego, naturalmente, recorrido también por Benedicto XVI. Un camino con los jóvenes, un camino de fe, esperanza y caridad. Un camino que tiene una meta, y la meta es siempre la misma, y eso quiere decir el encuentro con Jescristo y la propuesta que el Papa continuará haciendo a todos los jóvenes que participen en la Jornada Mundial. Un camino que tiene un mapa y este mapa es el Evangelio, y la enseñanza, el Magisterio de la Iglesia, y que tiene también un pan, un nutrimento, que es la Eucaristía. De manera que cambian los escenarios, obviamente son distintos, distintos continentes, distintos países, pero podemos decir que, el camino continúa.

Cracovia es también la ciudad de santa Faustina Kowalska, la Apóstol de la divina misericordia. El paso por la puerta santa en Łagiewniki será uno de los momentos fuertes de este jubileo?

Por supuesto, justo por la dimesión que le une con el tema de la divina misericordia. El Papa lo ha dicho claramente, también en el mensaje dirigido a los jóvenes que participarán, que este paso será un ir hacia Jesucristo y será un dejarse mirar por él, un encontrar su mirada misericordiosa, para poderle decir con toda confianza, entregándose a él, la oración que nos enseñó Faustina, «Jesús, confío en tí».

Los horrores de Auschwitz y Birkenau y el dolor de los pequeños enfermos del hospital pediátrico de Cracovia. ¿Tocando los sufrimientos de ayer y de hoy, el Papa recordará el testimonio de quien ha dado la vida por los demás, como san Maximiliano Kolbe?

Es interesante que el Papa, desde el principio, cuando se estaba programando este viaje, haya querido estos dos momentos, que yo definiría un poco el lugar de horror y el lugar del dolor. El lugar del horror de Auschwitz, Birkenau, el testimonio de san Maximiliano Kolbe, el holocausto del pueblo judío, es difícil imaginar más horror que este. Y es una presencia que significa sobre todo una llamada, será una llamada silenciosa, porque el Papa no hará discursos en esa circunstancia, yo creo que ante los horrores, el silencio es a veces más elocuente que las palabras mismas. Y el recuerdo de todas estas víctimas del odio y de la locura humana, para recordar que también hoy, desgraciadamente, existen situaciones de violencia, de desprecio de la vida humana, de desprecio de la persona, situaciones en las cuales se fomenta la división, situaciones en las cuales se usa el terror, el terrorismo, por intereses personales o intereses económicos y políticos creados. Y por otra parte el aspecto del hospital como cercanía al dolor de las personas. El Papa nos recuerda a menudo que la Iglesia debe ser cercana, la Iglesia debe ser el prójimo de todos aquellos que sufren. ¿Quién más que los niños enfermos se encuentra en esta situación de necesidad de tener a alguien cercano, como buen samaritano? creo que la visita al hospital tenga justo este significado. el Papa ha hecho otras. Recuerdo que en Méjico, me parece, cuando visitó otro hospital pediátrico habló de la terapia del afecto, la afecto-terapia. Pues bien, aquí también, por supuesto, usará la misma terapia y nos invitará a todos nosotros a realizarla, con estos niños y con quienes sufren

Alessandro Di Bussolo

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

21 de Noviembre de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS