Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Cada vez es más amplia la brecha entre pobres y ricos

· Las promesas fallidas de la globalización ·

Una promesa fallida o, mejor incluso, una amarga decepción. La globalización, de la que hace poco tiempo se decían grandes bondades, no ha conseguido para nada reducir las distancias económicas presentes en el mundo.

Porque si es cierto que, gracias a la exportación de la producción industrial en países con una mano de obra barata, grandes sectores de la población han podido acceder a un trabajo estable, esto no ha significado una mejoría neta de sus condiciones de vida, mientras que ciertamente ha llevado al empobrecimiento de las clases productivas en los países de tradición industrial, que se han visto como les sustraían fábricas y establecimientos industriales. Para comprender la dinámica, puede ser útil el ejemplo de Brasil, una nación gigantesca y potencialmente rica, pero con una altísima tasa de pobreza. Brasil fue uno de aquellos países en los que la globalización parecía haber cumplido su milagro. Millones de personas pudieron entrar en el mercado del trabajo, abierto a las grandes multinacionales. Pero a la disponibilidad de recursos económicos de los que se parecen beneficiar las nuevas clases productoras ha acompañado una imprevista pero previsible subida de precios de consumo. Con el resultado de que hoy, frente a salarios no muy altos de todos modos, el coste de la vida brasileña es similar al europeo y las familias están endeudadas hasta el cuello. La globalización sin reglas ha enriquecido, por lo tanto a las multinacionales que han pagado menos la mano de obra, ha empobrecido a las clases medias históricas de los países occidentales y ha relegado al margen a los trabajadores de los llamados países emergentes. El resultado es que en estos últimos años la brecha entre pobres y ricos se ha ampliado más, tanto que hoy solo 8 hombres poseen 426.000 millones de dólares, la misma riqueza que la mitad más pobre del planeta, es decir, 3.600 millones de personas.

de Giuseppe Fiorentino

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Abril de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS