Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Buscando un futuro

· Según las Naciones Unidas más de 250 millones de personas han dejado sus países el año pasado ·

El Pontífice celebra la misa por la Jornada mundial del migrante y del refugiado

Son cerca de 258 millones de personas en todo el mundo que, en 2017, se han visto obligadas a abandonar el propio país en búsqueda de un futuro mejor: un aumento del 49% respecto al 2000. Muchos de ellos huyen de las guerras, hambre y miseria: estas personas arriesgan la vida y son víctimas de abusos y explotaciones de todo tipo. La respuesta a tal desafío global, como ha subrayado el Papa Francisco, debe articularse entorno a «cuatro verbos fundados sobre los principios de la doctrina de la Iglesia: acoger, proteger, promover e integrar» según cuanto se lee en el mensaje para la Jornada mundial del migrante y del refugiado, que se celebra el domingo 14 de enero. Y precisamente el domingo, el Pontífice preside la misa en San Pedro dedicada a migrantes y refugiados. Los datos facilitados por las Naciones Unidas dibujan un cuadro complejo y diversificado. Más del 60% de todos los migrantes vive en Asia (80 millones) y Europa (78 millones). En América del Norte se cuentan 58 millones, en África 25. Es significativo que dos tercios de estos inmigrantes viva apenas en veinte países: el número más elevado (50 millones) se encuentra en Estados Unidos; vienen después Arabia Saudí, Alemania y Rusia, que acogen cada uno entorno a doce millones. Sigue Gran Bretaña con nueve millones.

La situación de la ayuda y las políticas implementadas es muy grave. Las mayores agencias de la ONU se lamentan de graves recortes a los balances que impiden realizar una acción eficaz. Y estos recortes pesan sobre todo en las situaciones más difíciles, como por ejemplo en Yemen desgarrado por una feroz guerra civil que ha obligado a miles de personas a abandonar las propias casas. Recientemente, en una declaración conjunta, la Organización mundial de la sanidad, (OMS), el fondo de la ONU para la infancia (UNICEF) y el Programa mundial de alimentos (PMA) han pedido el final de la violencia para consentir la asistencia. 

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS