Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Bendita parroquia

· El cardenal arzobispo de Barcelona a los sacerdotes de Madrid ·

Una realidad abierta, que acoge a todos y no separa y que sobre todo no se conforma con pertenecer a grupos seleccionados o a élites especiales. Es el perfil de parroquia según el cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella y Omella. El purpurado lo indicó interviniendo en los días pasados en un curso de actualización pastoral para sacerdotes organizado en la capital española en la Universidad Eclesiástica San Dámaso (Uesd) y de la archidiócesis madrileña. Presentes también el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro Sierra y el rector del Uesd, Havier Prades.

En el centro del encuentro – el segundo en un mes y medio que Omella tiene en San Dámaso, revela la revista «Vida Nueva», subrayando también el clima particular de colaboración instaurado entre los pastores de Barcelona y Madrid – el tema de la «parroquia misionera».

Se vuelve a la parroquia, por tanto. Después de años en los que no ha faltado quien ha profetizado la superación de esta antigua estructural pastoral, la parroquia se presenta como una propuesta siempre joven y actual.

Con condición de que se dirija a las personas que viven en las «circunstancias concretas de hoy» y «no a las de los años sesenta» del siglo pasado, puntualiza Omella. Que confiesa ser un «enamorado de la parroquia», hasta el punto de desear siempre ser un simple «cura de pueblo».

En resumen, «Bendita la parroquia que acoge a todos», como sintetiza el semanal de la archidiócesis de Madrid «Alfa y Omega» en la noticia que dedica al encuentro. La carta ganadora de la parroquia es, de hecho, la de estar siempre cerca de la gente. En esto, evidenció el purpurado, es fundamental la línea trazada por el Papa Francisco en la Evangelii gaudium. De hecho, la parroquia «debe estar marcada por la alegría, como pide el Papa, y esto es la gran novedad: la parroquia no existe para transmitir tristeza, sino para anunciar a Jesucristo. Y para anunciarlo en las circunstancias concretas de nuestro mundo». En este sentido, «no es una estructura obsoleta, aunque haya falsos profetas que dicen que ha terminado». 

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

22 de Febrero de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS