Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Basta guerra y devastación

· Desde Georgia la oración del Papa Francisco por Siria e Irak ·

Una oración por los pueblos que están en guerra «desfallecidos» por las bombas y la devastación, para que aprendan la vía de la reconciliación, del diálogo y del perdón. También en Georgia, donde está llegando a su final la primera etapa del viaje al Cáucaso, el Papa Francisco piensa en los «sufrimientos de tantas víctimas inocentes» en las distintas zonas del mundo inmersas en guerras: Irak y Siria de manera especial. Por esta razón quiso concluir la primera jornada transcurrida en Tiflis reuniéndose el viernes 30 de septiembre por la tarde, con la comunidad siro-caldea en la iglesia de San Simón Bar Sabbae.

Junto al patriarca de Babilonia y a los obispos del Sínodo de esta Iglesia –que precisamente los días anteriores se habían reunido en Erbil, en territorio Irakí– el Papa elevó una oración por la paz, al finalizar la cual, liberó simbólicamente una paloma blanca. «Arranca de su condición a las víctimas de la injusticia y de la opresión» rogó Francisco con el pensamiento dirigido hacia los niños, ancianos, y hacia los cristianos perseguidos, pero también hacia las personas que han sufrido abusos, que han sido privadas de la libertad y de la dignidad, así como hacia quien vive en la incertidumbre: «los exiliados, los refugiados y quienes ha perdido el gusto por la vida», sin olvidar «a los cristianos de la diáspora».

Intenciones que resonaron en la oración de los fieles de la celebración del día sucesivo, el sábado 1º de octubre, por la mañana. En la fiesta litúrgica de santa Teresa del Niño Jesús, el Papa presidió la misa en la cual participó la pequeña comunidad católica georgiana representada a través de los tres ritos que la componen: latín, armenio y siro-caldeo. Centrando su homilía en los temas de la consolación y de la esperanza, Francisco subrayó cómo «entre los muchos tesoros» de Georgia resalte «el gran valor de las mujeres» que –escribió Teresa de Lisieux– «aman a Dios en número mucho mayor que los hombres». Y a propósito el Pontífice puso en muestra la presencia en el país de «muchas abuelas y madres que siguen conservando y transmitiendo la fe, sembrada en esta tierra por santa Nino», las cuales «llevan el agua fresca de la consuelo de Dios a muchas situaciones de desierto y conflicto». Una «consolación de la cual tenemos necesidad en medio de los acontecimientos turbulentos de la vida», añadió el Papa. Y esta se encuentra en la Iglesia, que «es la casa de la consolación» porque el cristiano «incluso cuando padece aflicción y acoso, está siempre llamado a infundir esperanza a quien está resignado, a alentar a quien está desanimado, a llevar la luz de Jesús, el calor de su presencia y el alivio de su perdón».

Cierto, observó Francisco «muchos sufren, experimentan pruebas e injusticias, viven preocupados» y «el consuelo del Señor no elimina los problemas». Pero – aseguró– «da la fuerza del amor, que ayuda a llevar con paz el dolor». Por ello, «recibir y llevar la consolación de Dios» es «la urgente misión de la Iglesia», razón por la cual «no es bueno acostumbrarse a un “microclima” eclesial cerrado», mientras es necesario «compartir horizontes de esperanza amplios y abiertos, viviendo el entusiasmo humilde de abrir las puertas y salir de nosotros mismos». Una invitación que el Papa Francisco volvió a proponer en clave ecuménica también durante la visita del viernes por la tarde al Catholicós Elías II, en la sede del patriarcado ortodoxo de Georgia. «Que las dificultades no sean impedimentos, sino estímulos para conocernos mejor, para compartir la savia de la fe, para intensificar la oración de los unos por los otros y para colaborar con caridad apostólica en el testimonio común» exhortó deseando un «nuevo impulso» de fraternidad para superar incomprensiones y temores.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS