Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Bajo el signo de la fraternidad

· El Papa Francisco en Cracovia para la XXXI Jornada mundial de la juventud que inició en un clima entristecido por las noticias llegadas desde Francia ·

El Papa Francisco está en Cracovia. Acogido por cientos de miles de jóvenes venidos de todo el mundo para la XXXI Jornada mundial de la juventud, el Pontífice llegó el miércoles por la tarde, 27 de julio, a la ciudad polaca, primera meta del viaje —el décimo quinto realizado por Francisco fuera de los límites italianos— que se extenderá también a Częstochowa y Auschwitz, para concluir el domingo 31.

«¡Vivamos juntos la JMJ de Cracovia!» escribió en un tuit desde la cuenta @Pontifex pocos minutos antes de despegar de Fiumicino, que tuvo lugar alrededor de las 14.15. Y de una cita para vivir «bajo el signo de la fraternidad» habló luego en el telegrama enviado al presidente de la República italiana Mattarella en el momento del despegue. Anteriormente el Pontífice quiso ir a rezar ante la tumba de Juan Pablo II, en la basílica vaticana, acompañado por un grupo de niños y adolescentes enfermos de cáncer asistidos por la asociación «Peter Pan onlus».

Otro momento significativo de oración, como ya es tradición la víspera de cada peregrinación internacional, tuvo lugar el martes por la tarde, cuando el Pontífice visitó la basílica de Santa María la Mayor para permanecer en oración ante la imagen de la «Salus populi Romani», confiándole la visita a Polonia.

Y precisamente en esas horas, en un clima teñido de tristeza por las trágicas noticias llegadas de Francia, quinientos mil jóvenes se habían reunido en el parque de Błonia, a orillas del Vístula, para la misa de apertura de la JMJ. Una celebración —como dijo al inicio del rito el cardenal arzobispo de Cracovia, Stanisław Dziwisz, recordando a don Jacques Hamel— que se transformó en una oración coral «por todas las víctimas de los atentados terroristas en los últimos tiempos, y de modo particular por el sacerdote asesinado en Francia» mientras celebraba la misa.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

22 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS