Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Athletica Vaticana en las olimpiadas

Por primera vez, el Comité olímpico internacional (COI) ha invitado formalmente a una delegación de la Santa Sede, guiada por el subsecretario del Pontificio consejo de la cultura, monseñor Melchor Sanchez de Toca, a participar en la inauguración de los Juegos de invierno de PyeongChang en Corea el 9 de febrero y también del 5 al 7 de febrero, en la sesión olímpica como observaodr. Esta última es la reunión de los miembros del COI, una especie de asamblea general del movimiento, en la que se discuten los grandes temas de la agenda deportiva en el mundo.

«La apertura de los Juegos de invierno en Pyeonchang — hace presente el sacerdote — a pocos kilómetros de la frontera que separa las dos Coreas, la frontera más militarizada del mundo, adquiere un valor simbólico único gracias a la presencia de atletas de Corea del Norte que participarán formando un único comité con los compañeros de Corea del sur». Y así «la tenue tregua olímpica nos permite seguir esperando un mundo sin guerras, a pesar de los muchos conflictos que actualmente están en curso».

Como signo de amsitad, monseñor Sanchez de Toca entregará al presidente del COI, el alemán Thomas Bach, y a los atletas coreanos las camisetas de Athletica Vaticana, el equipo pedrestre compuesto por empleados de la Santa Sede que la Secretaría de Estado ha puesto bajo los auspicios del pontificio consejo de la cultura. Un equipo que hace de la solidaridad y de la amistad sus características técnicas de fondo. Además de los «corredores de maratón del Papa», que en la Via pacis de semptiembre corrieron junto al histórico equipo judio de Maccabi y a los corredores de la comunidad islámica romana, en marzo tendrán un hermanamiento pedestre con el equipo protestante aleman del Lutherstad Wittenberg.

Será, por lo tanto, la primera vez que una representación simbólica vaticana participará no solo en la ceremonia, había ya ocurrido en Río de Janeiro en 2016, sino también en la sesión olímpica. Y mientras tanto, las relaciones de amistad y de colaboración entre el COI y la Santa Sede, incluso sin la posibilidad de participación olímpica idrecta de «atletas vaticanos», continúan con diversos proyectos, como los Juegos olímpicos de la juventud en programa para octubre en Buenos Aires.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

22 de Agosto de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS