Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Aquel error del masculino singular

Lamento mucho no poder acompañaros esta tarde, pero la entrega hoy mismo del premio de periodismo Ángel Herrera Oria a «Vida Nueva» en la persona de Miguel Ángel Malavia me ha impedido unirme a esta presentación de los libros Mujeres de la Biblia y Donne dei Vangeli. Basta con sumergirse en cualquiera de sus páginas para constatar que no se puede concebir ni entender la historia de la salvación sin los muchos rostros femeninos que, en lo que parece un segundo plano, tienen el sabor de profecía, así como es imposible pensar en un Evangelio sin aquel Jesús que confirió poder a la mujer o aquel Dios que se encomendó a una joven nazarena para encarnarse.

Por eso, hoy es inimaginable una Iglesia que avanze sin la dedicación de algunas mujeres que, sin embargo, aún no ocupan el lugar que se merecen. Y ciertamente «Vida Nueva» hoy no podría mantenerse sin la voz de Lucetta Scaraffia, Silvina Pérez, Giulia Galeotti, Nuria Calduch, Dolores Aleixandre y otras colaboradoras de «donne chiesa mondo» y de nuestra revista. Un gracias a todas ellas, porque nos recuerdan que la Iglesia hoy más que nunca es femenina plural, incluso si caemos aún en el error de considerarla masculina singular.

de José Beltrán

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

11 de Diciembre de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS