Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Apaguemos los motores y detengámonos

· Presentación en Roma la Red eclesial panamazónica ·

En 2013 en Río de Janeiro, con ocasión de la Jornada mundial de la juventud, el Papa Francisco al hablar con los obispos brasileños dijo que «la Amazonia es un banco de pruebas para la Iglesia y la sociedad» e hizo «un rigoroso llamamiento al respeto y la custodia de toda la creación que Dios ha confiado al hombre no para explotarla salvajemente, sino para que la convierta en un jardín». 

La Iglesia latinoamericana –ya desde hace años comprometida en responder a los desafíos regionales que presenta el contexto amazónico– aceptó esta invitación y el pasado septiembre dio vida a al proyecto de la Red eclesial panamazónica (REPAM). La red tiene en programa en Roma, el 2 y 3 de marzo, un encuentro de coordinación y, para la ocasión, fue presentada en una conferencia que tuvo lugar el lunes 2 de marzo, por la mañana, en la Oficina de prensa de la Santa Sede. El encuentro lo dirigió el subdirector, padre Ciro Benedettini.

La cita se quiso tener en Roma –explicó el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, presidente del Consejo pontificio Justicia y paz que patrocina el proyecto– como testimonio del impacto transnacional de la problemática y la implicación de toda la Iglesia que quiere dar la más amplia visibilidad a este modelo operativo, un modelo que podrá llegar a ser útil en diversos y fundamentales ambientes como la justicia, la legalidad, la promoción y la tutela de los derechos humanos, el desarrollo inclusivo y equitativo, el uso responsable y solidario de los recursos naturales.

¿Qué es el REPAM? Lo explicó en una intervención de audio el cardenal Cláudio Hummes, presidente de la Comisión para la Amazonia de la Conferencia episcopal brasileña: «En los nueve países latinoamericanos que forman el territorio amazónico, la Red quiere unir los esfuerzos de la Iglesia en favor de la custodia responsable y sostenible de toda la región, con el fin de promover el bien integral, los derechos humanos, la evangelización, el desarrollo cultural, social y económico de su pueblo, especialmente de las poblaciones indígenas». La Iglesia en la Amazonia, dijo el purpurado, «quiere “formar red”, para unir los esfuerzos, para alentarse recíprocamente y tener una voz profética más significativa a nivel internacional».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

22 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS