Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Ante la tilma de Juan Diego

Lo había pedido como un favor personal, la vigilia del viaje: poder permanecer algún momento solo ante la imagen de la Virgen de Guadalupe. El sábado por la tarde, al término de la misa celebrada en el santuario mariano, al Papa Francisco se le complació. Y así, solo, durante casi veinte minutos se recogió en oración el camarín ante la tilma de Juan Diego que lleva impresa la milagrosa imagen. 

Lo acompañó también el silencioso recogimiento de los fieles que se encontraban en el interior de la basílica y que pudieron asistir a este momento de intensa emoción a través del espacio que ocupa la sagrada imagen, que quedó momentáneamente abierto. Como uno de los millones de peregrinos que cada año llegan ahí de todas las partes de México y de todo el continente, el Pontífice latinoamericano llevó en homenaje a la Morenita, la «mestiza» como se le llama afectuosamente: una diadema de oro, bendecida al término de la misa, un ramo de rosas rojas, que fue llevado hasta el camarín por dos niñas vestidas de blanco y un rosario. Una cita muy esperada, iniciada con una mano posada sobre la imagen, casi una caricia.

Por lo demás, en san Pedro, el 12 de diciembre, en la misa dedicada a la Virgen, anunciando esta visita, el Papa había anticipado que pediría «de una manera fuerte» por toda América para que este año jubilar fuera «una semilla de amor misericordioso en el corazón de las personas, de las familias y de las naciones». Y así fue.

Pero todo el rito –concelebrado por los obispos del país, por los prelados del séquito papal y por numerosos sacerdotes– fue particularmente intenso. Después de la homilía, de tonos muy personales, llena de ternura, pronunciada como si fuese un coloquio íntimo y que ha recordado la espiritualidad guadalupana, Francisco se sentó delante del altar, de cara a la imagen mariana, para una reflexión íntima. Y también al término de la misa, después de la bendición, mientras la asamblea guiada por el coro entonaba el canto final, el Papa y los demás concelebrantes se giraron hacia la Virgen.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

13 de Noviembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS