Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

​Al inicio del quinto año

Ha sido pensado para narrar los cuatro años de pontificado de Francisco el número especial de L’Osservatore Romano para Argentina difundido el 11 y el 12 de marzo, en la vigilia del aniversario. La tirada –que ha alcanzado las doscientas mil copias– es la más alta en la historia del periódico.

En la editorial de presentación, que publicamos junto a otros artículos, el coordinador de la edición argentina Marcelo Figueroa ilustra el contenido del número especial. En esta página publicamos también el testimonio de un párroco, Gwenaël Maurey, salido en «La Croix» del 7 de marzo. «Como buen jesuita –nota agudamente el sacerdote francés– nos recuerda nuestra personalidad. No basta aplicar las reglas, es necesario vivir el Evangelio desde el interior, y una cosa no contradice a la otra». En Italia, el «Corriere della Sera» del 13 de marzo dedicó dos páginas al aniversario. Marco Ventura subraya las prioridades del Papa: una Iglesia no autoreferencial sino en salida hacia las periferias materiales y existenciales, «abrazando a los migrantes de Lampedusa, el primer viaje de Francisco, hace cuatro años». Valeria Della Valle recorre el pontificado desde el punto de vista de la lengua recordando algunos de los neologismos que Bergoglio ha acuñado. Luigi Accattoli recorre los nombramientos más inesperados de estos años. Lucetta Scaraffia subraya por último la revolución copernicana percibida por la gente. Francisco, escribe la historia, es un hombre de sustancia pero que, en un mundo en el cual se comunica con la imagen, ha sabido hacer pasar su mensaje a través de imágenes fuertes: «El Papa hoy ya no es visto tanto como un símbolo institucional y de poder, depositario de la ley divina, sino como uno de nosotros, que solo necesita –y aún más que nosotros– oraciones. Como no se cansa de recordar, desde el primer momento. Y el cambio más importante está precisamente en esto: no prometer rezar por los demás desde lo alto de su cátedra, sino pedir a los fieles que le ayuden a sostenerla».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Angelus Domini

20 de Agosto de 2017

Próximos eventos

NOTICIAS RELACIONADAS