Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Agricultores en el campo de la paz

· Audiencia del Pontífice a la plenaria de la Roaco ·

La paz es un fruto que se debe cultivar «con varias manos», incluso si el «verdadero agricultor» es Dios. Lo recordó el Papa el jueves 26 de junio, por la mañana, al destacar el papel de los miembros de la Reunión de las obras para la ayuda a las Iglesias orientales (Roaco) como estrechos colaboradores de Dios en la «cantera» de la paz a través de su acción caritativa.

Durante la audiencia, que tuvo lugar en la sala Clementina, el Pontífice se refirió a la importancia del viaje realizado hace un mes a Tierra Santa, invitando a rezar para que «dé frutos abundantes»: es el Señor —recordó— «quien los hace germinar y crecer, si nos encomendamos a Él con la oración y perseveramos, a pesar de las contrariedades, por las sendas del Evangelio». De aquí la invitación a continuar en el testimonio de la caridad, «que constituye la finalidad más auténtica de vuestras organizaciones. Con la unidad y la caridad los discípulos de Cristo cultivan la paz para cada pueblo y comunidad venciendo las persistentes discriminaciones, comenzando por aquellas por motivos religiosos».

El obispo de Roma exhortó expresamente a los pastores y a los fieles de las Iglesias orientales a perseverar en la fe y en la esperanza, «permaneciendo allí donde han nacido y donde desde los inicios ha resonado el Evangelio del Hijo de Dios hecho hombre». Y aseguró que «sus lágrimas y sus miedos son los nuestros, como también su esperanza. Quien lo demostrará será nuestra solidaridad, si logra ser concreta y eficaz, capaz de estimular a la comunidad internacional en defensa de los derechos de los individuos y de los pueblos». Un recuerdo especial dirigió a los cristianos de Siria e Irak, así como también a los de Tierra Santa y Oriente Medio, sin olvidar a «la amada Ucrania» y Rumanía.

Texto completo del discurso del Papa (link de la versión inglesa)

Traducción italiana

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

22 de Julio de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS