Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Abogada de los derechos humanos

· En recuerdo de Alicia Oliveira ·

En recuerdo de Alicia Oliveira –primera mujer que llegó a ser magistrada penal en la historia de Argentina y conocida por haber luchado siempre en favor de los derechos humanos durante la dictadura militar– sus hijos participaron en la misa celebrada por el Papa Francisco el viernes 19 de diciembre, por la mañana, en Santa Marta.

María José, Mariano y Alejandro Sarrabayrouse Oliveira –acompañados por sus respectivos cónyuges, Fabián Sultani, Ana Rosa Cunha da Cruz y Raquel Pannunzio– trajeron a la memoria algunos momentos de la vida de Alicia con el Pontífice. Los dos estaban unidos por una amistad que se remonta a 1976, cuando la mujer, buscada por la policía, tuvo que esconderse y alejarse de sus hijos durante un cierto período de tiempo. En ese entonces Jorge Mario Bergoglio era provincial de los jesuitas argentinos y había ofrecido a Alicia la posibilidad de trasladarse al Colegio de San Miguel, en el barrio popular de Almagro, para huir de las amenazas del régimen.

Despúes de muchos años, la hija María José recordó ese período, destacando en especial el compromiso de su madre, que fue una de las fundadoras del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y desempeñó la tarea de defensora del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, trabajando activamente por la defensa de los usuarios y consumidores, sobre todo con ocasión del corralito de 2001, es decir, la restricción de la libre disposición de dinero en efectivo de cuentas corrientes impuesta por el gobierno.

Precisamente en memoria de la mujer, fallecida el 5 de noviembre pasado, afectada por un mal incurable, la presidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner confirió el 13 de diciembre el premio anual dedicado a Azucena Villaflor. Así, Villaflor, una de las fundadoras de la asociación de las Madres de Plaza de Mayo, y Oliveira –que en 1976, buscada por la dictadura militar una vez llegada al poder, fue obligada a dejar el puesto de jueza– están ahora juntas como defensoras de la libertad y de la dignidad de la persona humana.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS